Bienvenidos al programa de Ed Sullivan

A propósito del excelente y exhaustivo artículo de Ian Woodward en el último ISIS sobre la abortada actuación de Dylan en el Ed Sullivan Show del 12 de mayo de 1963, me volvieron las ganas de recapitular el proceder de algunas de las más importantes figuras de la historia del rock en el mismo -y su controversia correspondiente.  Son probablemente las cuatro más influyentes (Elvis, Dylan, Beatles y Stones) y, de estrambote, The Doors. Y es que la actitud de cada una, al mismo tiempo que la propia del conservador y mítico espectáculo hacia ellos, revela, creo, bastante de su idiosincracia. No entraré en valoraciones -en demasiadas-, prefiero que tú mismo saques tus propias conclusiones.

THE BEATLES

Los Fab Four aparecieron en el programa de Ed Sullivan en tres ocasiones en febrero de 1964. Estas actuaciones, en especial la primera, emitida el 9 de febrero, supusieron la explosión definitiva de la beatlemanía y la llamada “invasión británica”. La controversia es que no hay controversia. Se estima una audiencia para ese primer programa de 73 millones, un récord absoluto para su tiempo que todavía hoy es difícil explicarse si no es por el talento visionario para la estratagema comercial de Brian Epstein. No existen razones objetivas que permitan entender el desmesurado éxito de The Beatles entre el público norteamericano. Ni siquiera ellos podían entenderlo -y esto dejando al margen la tremenda calidad de las canciones presentadas en aquellos programas, joyas imperecederas que, como en otra parte dije, han soportado a la postre mucho mejor el paso del tiempo que las sobrevaloradas composiciones de la segunda mitad de los sesenta: ‘Till There Was You’, ‘All My Loving’, ‘She Loves You’, ‘I Want To Hold Your Hand’, ‘This Boy’… Aspecto impoluto, ausencia de peligro, la eclosión del pop para todos los públicos bajo la batuta de un genio de los negocios. Fue el segundo megapelotazo de Ed Sullivan. En 1965 volvieron a aparecer (el 12 de septiembre, aunque el show se había grabado en agosto), esta vez con material de Help! y en 1966 y 1967 se emitieron en exclusiva clips promocionales de ‘Rain’, ‘Paperback Writer’, ‘Strawberry Fields Forever’ y ‘Penny Lane’. Estos dos últimos, en especial, son un antes y un después, como lo fue la primera aparición de 1964. Los cuatro hombres que caminan taciturnos por el fantasmagórico escenario del vivir con los ojos cerrados son otras personas.

ELVIS PRESLEY

Más significativas, si cabe, fueron las actuaciones de Elvis en el programa de Ed Sullivan. Al margen de su tremendo impacto en el devenir de la cultura, lo son porque su evolución interna, como se puede apreciar en el maravilloso documental Elvis ’56, denotan el progresivo y forzado proceso de edulcoramiento al que el show biz en masa, personificado en Ed Sullivan, quiso someter a Presley. Acogotaron al animal salvaje, al frenético vaivén sexual que había explotado anteriormente en los programas de Milton Berle y los Dorsey Brothers. Ya Steve Allen había empezado la tarea haciéndole cantar ‘Hound Dog’ a un perrete, vergonzosa claudicación de Elvis a los valores familiares que prefiguraba su estrambótica carrera en Hollywood. Sullivan fue cambiando su opinión hacia el cantante, pero eso no evitó que se produjera -hasta cierto punto- la famosa “censura” consistente en no filmarlo de cintura para abajo. Esto en realidad sólo sucedió en el tercer y último programa en el que Elvis apareció, el 6 de enero de 1957. Lo curioso es que la mayor parte de lo que cantó en dicha ocasión fueron canciones poco apropiadas para menear la famosa pelvis:  un medley formado por, ‘Heartbreak Hotel’, ‘Hound Dog’ -estas serían la excepción- y ‘Love Me Tender’, más ‘Too Much’, ‘Don’t Be Cruel’, ‘When My Blue Moon Turns to Gold Again’ y una maravillosa rendición de ‘Peace in the Valley’. Por tanto, la “censura” iría dirigida a prevenir o, en todo caso, a ocultar. Se cuenta que Elvis se había metido una botella de refresco en el bolsillo que parecía otra cosa en sus holgados pantalones, pero en todo caso, la leyenda del animal salvaje coartado por la técnica de la televisión puritana pervive en el imaginario. En realidad no importa. Lo que se puede ver hoy es, como ya decía, la doma del animal del rock and roll. Hazte un favor y píllate la cajita que ha salido en DVD con todo esto.

THE ROLLING STONES

Y hablando de censura, pues resulta que a Mick y los chicos les dijeron que no podían decir la palabra “night” en ‘Let’s Spend the Night Together’. Esto sucedió en el programa del 15 de enero de 1967. En su lugar, la perversa noche se convirtió en un inocente tiempo, ‘Let’s Spend Some Time Together’. Y los Stones accedieron, gesticulando Jagger cada vez que decía la palabra de marras. Quiere el anecdotario que para vengarse se pusieran después a pasearse por el backstage vestidos de nazis. Sin embargo, y dado que no volvieron a tocar más en el programa, no hubiera pasado nada si Jagger hubiera dicho la palabra original, esa tan peligrosa y lúbrica. Aquí puedes ver el video. Adjunto otro cantando una canción diferente en otra edición del show de Ed Sullivan. Con mucha más clase, a decir la verdad.

THE DOORS

Jim Morrison no hizo lo que Jagger en el programa de Ed Sullivan. Para poder acomodar en la radio la canción enseña de The Doors, ‘Light My Fire’, que era muy larga, se había hecho una versión más breve, editando la original y omitiendo los solos de Manzarek y Krieger. Y así operaron en el directo del Ed Sullivan Show el 17 de septiembre de 1967. Antes habían tocado ‘People Are Strange’. Llegado el momento de interpretar ‘Light My Fire’, les habían pedido que sustituyeran la parte de la letra que dice ‘baby, we could get much higher’ por ‘baby, we could get much better’ -”get high’ es ‘colocarse’, aunque literalmente pueda leerse ‘llegar alto’. A diferencia de otras histriónicas actuaciones de Morrison, en esta ocasión el cantante adoptó una postura bastante rígida en escena, haciendo extraños juegos con el micrófono y lanzando la mirada al vacío. Es patético el modo en el que Oliver Stone reproduce la escena en su biopic sobre el grupo, porque Morrison no enfatizó de ninguna forma su desobediencia. De hecho incluso se ha dicho por ahí que simplemente se olvidó de cambiar la letra por la inercia y los nervios. En todo caso, más que la palabra de marras, la parte final de la canción se desata en un volcán absolutamente imparable que de por sí sólo justificaría el prestigio de Morrison. No volvieron a tocar más en el show,  ni falta que hacía.

BOB DYLAN

El caso de Dylan es el más curioso porque nunca apareció en el programa. Después de ensayar la canción ‘Talkin’ John Birch Paranoid Blues’ -sin “paranoid” en el título entonces-, una sátira sobre una organización anticomunista, se le comunicó que no podía interpretarla, al parecer, y según nos cuenta Woodward en el artículo que cité al principio, no a instancias de Sullivan, sino de Stowe Phelps, productor del programa. Que Dylan saliera en el programa no había sentado muy bien entre el mundillo folkie, sobre todo por el affaire Hootenanny, un show televisivo boicoteado por Baez,  Tom Paxton y otros porque se prohibía en él la aparición de Pete Seeger, incluido en listas negras por razones ideológicas y su posición de activista de la izquierda. Esa política de listas negras era la principal causa del rechazo de la plana mayor del Village al medio televisivo, en el que Ed Sullivan se erigía como estandarte de los valores tradicionales americanos y del stablishment más convencional. Se comprende así ese recelo ante la actuación de Dylan. En todo caso, éste no pudo cantar su canción y en vez de cantar otra, o salir y cantarla pese a la prohibición -como Bo Diddley, que en su día había hecho caso omiso de una petición de Sullivan-, a expensas de lo que de influencia y repercusión pudiera tener su puesta de largo en un programa con tanta audiencia, cogió el abrigo y se fue. Algunos dicen que airadamente y muy cabreado, otros que muy tranquilo y sin aspavientos. En todo caso, su retirada contribuyó a acrecentar ese aura que todavía tiene sobre la cabeza.

~ por Antonio en abril 16, 2010.

Una respuesta to “Bienvenidos al programa de Ed Sullivan”

  1. Muy interesante. Pura historia del pop, aunque la mayoría de lo que haya pasado a la posteridad no haya sido verdad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores

%d personas les gusta esto: