Sidewalks, Fences & Walls

Para Luis Ponce, que bien dice que Dylan todo lo que hace lo hace bien.

El 5 de marzo de 1987 Bob Dylan entró en los estudios Sunset Sound, Hollywood CA, acompañado de Jesse Ed Davis, el guitarrista medio indio partner in crime de John Lennon en el humo de los mid-seventies, Gary Ray al clarinete, Robert Tsukamoto al bajo y Mark A. Schatzkammer a la batería, una formación con la que no volvería a contar. Grabó, que se sepa, cuatro canciones: las desconocidas ‘Street People’, ‘My Prayer’, una versión de los Grateful Dead, ‘Sugaree’, y la canción de Solomon Burke ‘Sidewalks, Fences & Walls’. Hasta hace muy poco, no existía ninguna cinta en circulación de esta sesión, hasta el extremo de que las dos canciones restantes son de difícil identificación, según Olof Bjorner. La sesión suele cifrarse como la primera tentativa de grabación de un disco que devendría al final Down in the Groove, seguramente el punto más bajo de la carrera de Dylan discográficamente hablando. El disco esta compuesto, en fin, de retazos de distintas sesiones de grabación. Existe un bootleg que puede dar una idea de lo desganadas y poco inspiradas que fueron algunas de estas sesiones, Important Words (Wanted Man), dramático espejo inverso donde el reverso caótico del Dylan de finales de los 80, pre-NET, pre-Wilburys y pre-Oh Mercy, llega a interpretar rutinaria y descaradamente standars como el ‘Willie And The Hand Jive’ de Johny Otis o el ínclito ‘Twist and Shout’ (Abril de 1987). En realidad, mientras escribo este texto, he hecho el intento de escuchar dicho bootleg y no hay manera: pocos ejemplos de un músico de primera categoría haciendo música chapucera, propia de una banda de adolescentes en el tocadero, después de fumarse tres petardos y beberse cinco litros de cruzcampo, encontrarás como ese ‘Twist and Shout’. Claro que estamos hablando de Bob Dylan…

Down In The Groove es, así, un disco hecho de esbozos, donde no caben momentos inspirados, sólo bocetos de algunas canciones como ‘Rank Strangers To Me’, el tema de Albert Brumley al que no haría justicia hasta años después en alguna preciosa versión hecha en directo. De facto, el aspecto y el resultado de Down In The Groove parece indicar que al grabar la miscelánea de versiones que lo componen, Dylan no parecía tener una idea clara de ningún concepto unitario, ni tan siquiera de un disco (pese a que se haya hablado de una tentativa de Self Portrait II, y que el doblete acústico de los primeros 90 y las sesiones con David Bronberg abunden en este concepto), que habría sido publicado, otra vez, por presiones de Columbia -léase “contractuales”).

Hace escasamente un año, una cinta de ‘Sidewalks, Fences & Walls’ (o un CD conteniendo la grabación de dicha cinta) fue puesta a la venta en Ebay por un anónimo vendedor al que el extremadamente valioso objeto habría llegado directamente de manos de David Briggs, productor de la sesión de 1987 en Sunset Sound. Lógicamente, las cuatro pistas que contenía ya ruedan en mano de los coleccionistas. Y escucharlas te hacen pensar algo más en la auténtica intención de Dylan al entrar en el estudio por primera vez, o al menos, en los vaivenes de la inspiración como intérprete (no hablamos aquí de su avatar creador). Pincha ahí abajo, en el audio adjunto. Mira cómo sostiene la voz en los arranques de cada uno de los ataques y resoluciones de la canción (sobre todo en la segunda estrofa). La voz parece que se va a romper, se rompe de hecho. En esa sesión, la banda parece estar perfectamente engrasada con un Dylan que está focalizado por completo en el magisterio de grandpa Solomon. El número es oscuro, pero “super-human-juke-box” tiene, como de costumbre, la última palabra. Como solía, la desgana del estudio debió invadir a Dylan posteriormente, de manera que el baile de versiones deshilvanado de Down In The Groove no es más que el epítome y clarividente ejemplo de que la rutina de la sala de grabación podía con Dylan más que cualquier hippie de saldo o dylanólogo de turno.

Y como una prueba de que la llegada de la inspiración no es cosa de un día, nótese que la interpretación hecha de ‘Soon’ en el homenaje a George Gershwin en NYC, tuvo lugar a escasos cinco días de la grabación de ‘Sidewalks, Fences & Walls’, el día 11 de marzo. Curiosamente, Paul Williams, muy amigo de explayarse en las cumbres del poder de Dylan como intérprete, pasa de puntillas por esta versión (en el tercer volumen de Performing Artist, p.38 de la versión española), mientras que presta mucha atención a las pistas de Down In The Groove, dejándose llevar, seguro, de lo que parece que es el síndrome y peso de lo que queda grabado en un disco oficial, mucho menos valioso en este caso, desde luego, que esta única pista de homenaje al autor de Rhapsody in Blue. Como podéis ver en el video que incluyo, pocas veces durante los años ochenta -al menos desde 1984 y su abrumadora aparición en el programa de D. Letterman junto a The Plugz, opuesta en todo a la exquisita aparición en el Gershwin Tribute- Bob Dylan ha hecho una interpretación tan exquisita, casi se diría, otra vez, a punto de romperse. Un corto verso cantado en medio de una sorprendente progresión de acordes y una armónica que ha salido directamente a luchar a las trincheras a defender algo que ni tú ni yo sabemos qué es pero que a lo mejor se llama belleza.

Sidewalks, Fences & Walls, Take 1

Sidewalks, Fences & Walls (1) (descarga)

Sidewalks, Fences & Walls (2) (descarga)

Sidewalks, Fences & Walls (3) (descarga)

Sidewalks, Fences & Walls (4) (descarga)

~ por Antonio en febrero 25, 2008.

3 comentarios to “Sidewalks, Fences & Walls”

  1. Hola, Kuratti: Pour la petite histoire, igual te interesa saber que el “anónimo comprador” de la cassette original fue Bill Pagel. Sí, el de BobLinks. Al fin y al cabo, ya compró la casa “natal” de Dylan en Duluth…

  2. Vaya, qué cosas. Ya sabes, la noticia salió en ISIS en Wicked Messenger. ¿Pagel fue el colgó la subasta en Ebay? Así me compro yo Graceland…

  3. cojonudo el articulo, escribete algo para la desolation!!!! y gracias por las descargas, despues de ver el otro dia la coleccion de Marcos Placer me han dado ganas otra vez de bajar cosas , oirlas y archivarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: