A la puerta de tu casa…

Hace un par de semanas, como preámbulo a unas breves vacaciones de turismo rural y montañero, asistí a una boda en Zaragoza. No conocía a casi nadie, pero aun así me lo pasé bastante bien, principalmente porque andaba relajado y no tenía mucho por lo que preocuparme aparte de beber y charlar con quien diera el caso. Luego, como la boda era zaragozana, pues había cosas que no ve uno todos los días, jotas y todo, y un modus operandi distinto a lo que es eso que nos tragamos a menudo. Bueno. Simpático el asunto.

Hete aquí que durante la cuchipanda, que fue fina -se come bien por el norte-, entablé conversación con una simpática pareja que compartía mesa con noi. Yo, por aquello de sacar un tema de conversación, pues saqué a relucir el rollo de la Expo acuática de Zaragoza. Nada, allá que se pusieron a preguntarme lo que había pasado en Sevilla en el 92, que ya te digo lo que les conté: usura, mentiras, especulación edilicia, ruina, cuatro con los bolsillos bien apañados e infraestructuras echadas a perder, sin uso hasta hace poco, cuando no desmanteladas directamente. Una vergüenza nacional. Otra más.

Claro, que por sacar un poquito más de conversación me dio por preguntarles si habían ido a ver a Bobby Dylan, que había tocado allí el 23 de junio. No me acuerdo si me dijeron que tenían pase de esos, con el que el show te salía gratis o por casi nada, pero sí que me respondieron que viven al lado de donde tocó y, como no les va mucho el rollo, pasaron de ir al bolo.

Inmediatamente me volví sigilosamente hacia mi novia, sentada a mi vera, y le dije que tan simpática pareja no había ido a ver a Bobby Dylan cuando tocó a unos metros de su casa. Vamos, que hasta lo habrían escuchado sin querer. Y además les costaba unos euritos de nada, que te cobran más por un par de pintas. Ella se indignó y me espetó que si yo me creo que a todo el mundo le tiene que gustar Dylan. Que soy un pesado. Claro. Yo no creo que tenga que gustarle a todo el mundo, pero no sé, si Bobby toca a la puerta de tu casa por unos euritos de nada, siempre será mejor darse una vuelta por allí y escuchar al Maestro tocar ‘Summer Days’ que quedarte en casa viendo el Telecupón. No sé. Ese hecho me resulta enigmático, incomprensible. Bob Dylan toca en la puerta de tu casa “de gratis” y no vas. No puedo entenderlo. Acaso es el irresoluble conflicto entre razón y fe. Solo que en este caso no sé qué es lo que explica el dilema moral: la razón me dice que hay que ir, la fe me dice que también, ergo ¿por qué no fueron? De verdad, no me lo explico por más vueltas que le doy.

~ por Antonio en agosto 8, 2008.

3 comentarios to “A la puerta de tu casa…”

  1. Haz sonar las campanas que aún suenen.
    Olvida tu ofrecimiento perfecto.
    Hay una grieta en todo.
    ASÍ ES COMO ENTRA LA LUZ.

  2. En fin…No es que te guste o no te guste. Que disfrutes o no de un clásico es lo de menos a la hora de acercarte a dicho clásico, más aún si se te da la oportunidad de acercarte sin ningún esfuerzo por tu parte. Los clásicos te acercas a ellos por qué debes, luego ya se verá si te gustan, los sabes disfrutar o no, o si inlcuso disfrutándolo descubres que esa obra no es para tí. Lamentablemente lo que se impone es el “me gusta”, “me apetece”, “no me gusta”, o “no tengo gana”, y encima todos los gustos son equivalentes y todas las opiniones sobre cualquier tema, igual de validas…Obviamente esa no es la actitud del tipo humano superior. Ese que sabe que la vida es busqueda, deber, y destino, y que el pasarlo bien o mal, reir o no reir, gustar o no gustar, ser feliz o no ser feliz, estar solo o acompañado, son hechos completamente indiferentes a la hora de HACER LO QUE DEBE SER HECHO, y obviamente ocupan un lugar secundario a la hora de planificar lo que va a ser nuestra trayectoria en esta vida. Las cosas más auntenticas y verdaderas te acercas a ellas por qué debes, no por qué te gusten, y quien solo hace lo que estima que le gusta, es ciertamente un tipo humano a medio hacer…Pero así esta el patio, y además la CONSPIRACIÓN MUNDIAL pretende que ese tipo humano y su discurso se impongan sobre cualquier otra perspectiva. Son tiempos oscuros…

  3. Hey, Cimmeriano, ¿has vuelto? ¿Sobreviviste a Ike? Llevas el tornado contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: