Viene Uncle Spoon con Lula y me cortan la calle

El otro día le dieron en Toledo a Lula Da Silva y a Carlos Fuentes el premio Quichote. La entrega de susodicho award fue muy cerca de mi casa, en el antiguo Hospital de Santa Cruz, hoy usado como museo. Dicho lugar se encuentra sito en la calle Cervantes -por eso lo darían aquí, supongo-, al principio de la cual hay una horrorosa estatua que representa al escritor -con dos brazos, pardiez- donde se hacen fotos todos los japoneses y no tanto que pululan en el día de Toledo, bajo el reconstruido Arco de la Sangre. Al lado estaba en tiempos la posada llena de pulgas donde se quedaba Buñuel con Alberti, Pepín, Ugarte y compañía. María Teresa León se quejaba de que los bichos no dejaban de picarla por la noche.

La cosa es que la calle la cortaron para que pasaran las autoridades. Un enorme cordón policial protegía al elenco de Lula, Fuentes y, lo que es peor, de ZP, Uncle Spoon -Panero dixit- y las representaciones del gobierno regional y el PRISA group detrás del lío este del Quichote pesado. A mí me parece muy bien que le den un premio a Lula, a Carlos Fuentes y que Uncle Spoon se vaya de cena con sus amigüitos, a costa del crispado y chocado contribuyente, pero lo que me toca la moral es que a mí, que pago religiosamente todos los años dos impuestos de circulación o numeritos, un sustancial impuesto de bienes inmuebles, que soy ciudadano de facto de esta histórica ciudad con todas sus obligaciones y derechos, SE ME PROHIBA CRUZAR LA CALLE Y SE ME OBLIGUE A SUBIR CINCO CUESTAS COMO CINCO TRINQUETES PARA LLEGAR A MI CASA. Por mí que se pongan morados y le doren la brasa todo lo que quieran al Quichote, porque es que yo me cruzo con Uncle Spoon y ni le miro a la cara. Y digo yo, si viviera en Madrid y me hicieran dar el rodeo de la muerte cada dos por tres para llegar a casa cuando cortan la Castellana porque toca no se qué perro flauti de la salsa o porque nuestro héroe Fernando tiene que poner el carro a cinco mil por hora, yo, yo es que no sé lo que haría. Y a todo esto, la palabra es una: CASPA.

~ por Antonio en octubre 15, 2008.

3 comentarios to “Viene Uncle Spoon con Lula y me cortan la calle”

  1. Antonio, si la posada llena de pulgas siguiera funcionando, ¿tú crees que esta gente se alojaría allí?
    Un abrazo

  2. Es que la habrían fumigado los dueños, maldita sea, que ya no hay principios, con lo que se apaña con una posada llena de chinches y pulgas. Y estos, pues digo yo que no se quedaban, ¿no?, allí nos quedamos nosotros, y si hay show pues mejor. Un grandísimo abrazo.

  3. Jur jur,ZP y el Pulpo,menudos dos payasos.Como dijo el gran Willy Brandt:si a los veinte años no eres comunista es que no tienes corazón.Si a los cuarenta sigues siéndolo es que no tienes cerebro.¡Cada día odio más a esta nueva estirpe que dicen llamarse progresistas!Pronto se les unirá el gran orador y pensador Barack Obama.¡Ya estoy temblando,el mundo va a pique!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: