Harto

¡Qué hastío, qué cansancio! Miro a mi alrededor y sólo veo una fuga de cerebros.

Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura / hambrientas histéricas desnudas, / arrastrándose por las calles de los negros al amanecer / en busca de un colérico pinchazo.

Las palabras de Allen Ginsberg actúan para mí como una metáfora. Poco me importa que las drogas destruyan la inteligencia y construyan la estulticia. En lo que a mí concierne, el efecto disuasivo de la mandrágora no es más perjudicial que el lavado diario de esos que se creen ser el modelo de esta agilipollada sociedad española de hoy. ¡Qué asco!

La Leyenda Negra, en estos días menguados, es la Historia de España. Nuestra vida es un círculo dantesco. Rabia y vergüenza. Me muero de hambre, satisfecho de no haber llevado una triste velilla en la trágica mojiganga. ¿Has oído los comentarios de esa gente, viejo canalla? Tú eres como ellos. Peor que ellos, porque no tienes una peseta y propagas la mala literatura, por entregas.

¡Qué cansado estoy de periódicos de izquierdas y de derechas que nunca han entendido qué significa creer en un ideal! ¡Cómo me hierve la sangre cuando nuestros héroes deportivos son ensalzados por su nombre de pila para trasquilar la desgracia del vulgo! Eso sí, si son jóvenes, guapos y simpáticos -pobre Carlos Sainz, nadie lo llama Carlos. Estoy muy quemado de escuchar discursos políticos mediocres, de pedagogos inútiles que ex cathedra provocan que nuestros alumnos se vuelvan imbéciles tratándoles como a imbéciles. Estoy harto de verdades desinformadas, de alcaldes con media neurona que no dudan en cargarse el patrimonio de las ciudades históricas cuando dicen que están velando por él.

Per tutto il periodo in cui tu non eri nato, / io ho ragionato. Non so nel ventre di quale madre tu stavi.

Oigo la valentía de las madres que aceptan el hecho de perpetuar la estirpe humana con gran alegría, sin ruborizarse, pero no sé a qué mundo están trayendo a sus vástagos. Un mundo, un país encerrado en la absoluta decadencia, sin posibilidad de convertirse más que en instrumentos. Lejano el tiempo en el que el hombre era hombre, la amenaza preferida es comprar en el supermercado, reír las gracietas de nuevo turno y utilizar el buga como sustituto del pene. Cuanto más grande y lujoso, más gordo tendrá el cimbrel. ¡Qué pena! No te puedes quitar el cráneo. Cortazar está muerto, hoy gobiernan los suplementos culturales del dominical: las reseñas no guían, ilustran.

Vine a Casablanca por motivos de salud, a tomar las aguas.

Cuánto engaño, lo veo todos los días, veo a filólogos que no se han leído un libro en su vida, sólo el Alborg, ¡qué harto del puñetero canon! Veo a teóricos que defienden el desarrollo de la competencia lingüística comiéndose todas las tildes diacríticas mientras sostienen que el español o el castellano -llamado de un modo u otro según donde se ponga- es nuestra mejor arma de integración y futuro. Veo que se les va la pinza con las mayúsculas, que no les da, no les da, esa manía enfermiza de utilizar la mayúscula para todo. Acabóse. ¿Por qué no escribir otra vez todo en mayúscula, como en tiempos de los romanos?

Desde luego, todos cometemos el mismo error y nadie / puede salvarse de ser en cierta manera un Sufeno. / Que a cada cual se le han asignado unos defectos, / pero no vemos la parte de la alforja de la espalda.

Son tiempos oscuros. Unos lo predicen, otro lo desdicen, otros se ofenden. Lo sagrado (la escritura, la música, la pintura) se vende en los quioscos. Lo banal (la economía, la apariencia, la caradura, el trabajo) son dogma del presente. Así que me voy a casa, escucho unos shows, pienso en Fabios y Coriolanos y miro un libro grande que tengo de la vieja Roma. Así, puedo descansar un poco e imaginarme que todo esto es mentira.

Textos

Allen Ginsberg, Aullido

Valle-Inclán, Luces de Bohemia

P. P. Pasolini, Trasumanar e organizzar

Bogart, Casablanca

Catulo, XXII

~ por Antonio en enero 30, 2009.

4 comentarios to “Harto”

  1. Desgraciadamente estás en lo cierto, Antonio.

    Es una gozada leerte,
    Esme.

  2. A pesar de la distancia vemos el mismo paisaje…

  3. Pare. Apúntate al grupo armado que estoy creando. Los l-x-v vamos a tirar y a entrenar. Voltearemos el mundo aunque nos tengamos que quedar 4 en él. Solo la catarsis nos puede salvar Pare!! Acabemos con los pichas flácidas y con el capital!!

  4. Cada día estas mejor y más en forma. Esta entrada es de lo mejor que te he leido. ¿Que hariamos sin una buena dosis de mala hostia? Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: