Bienvenidos a Honolulu: el regreso de Laurel & Hardy

El bueno de JB Heinink nos mandaba no hace mucho un enlace a un concienzudo intento -que enlazo aquí y debajo- por poner orden al caos que hay alrededor de la filmografía de Stan Laurel y Oliver Hardy. La labor en cuestión es cosa compleja, casi tarea de titanes, diríase, porque a diferencia de lo que ocurre con otros maestros de la comedia americana que desarrollaron su trabajo más destacable en las décadas de los años 20 y 30 –Marx Bros., Chaplin, Keaton, Lloyd-, reconocibles iconos todos ellos, con Laurel y Hardy sucede una cosa muy extraña: todo el mundo los reconoce, pero muy poca gente los conoce. ¿Quién sería capaz de citar ahora mismo el título de, al menos, una película de “El Gordo y el Flaco” -bueno, de Lloyd tampoco, pero es que no es tan “reconocible”-? A esto contribuye, sin duda, la perversa mala baba de los distribuidores, que también se ocuparon de maltratar el trabajo de Chaplin en Keystone y Essanay, estrenando aquellos cortometrajes de “torta y bastón” con diferentes nombres, mezclando incluso fragmentos de unos y otros en nuevas bobinas, colaborando, en fin, a un desconcierto del que el propio Chaplin fue consciente tan pronto empezo a tener pleno dominio de su producción a partir de la época Mutual. En el caso que nos ocupa, al lío de la distribución se añaden distintas versiones en otros idiomas rodadas por ellos mismos, el desconcierto que implican las compilaciones diversas de cortometrajes de la época muda y toda una serie de desaguisados que parecen atacar directamente a los pocos fans leales de la pareja.

La mejor biografía que existe sobre Laurel y Hardy, obra de Simon Louvish y con edición en español (Las raíces de la comedia: la doble vida de Laurel y Hardy, T&B:Madrid, 2004) ya se hacía eco del problema de sistematización de esta filmografía -para hacerse una idea de lo prolífico de la pareja, en solitario también, baste referirse a los trabajos de Rob Stone y R. Skretvedt que ocupan más de mil páginas-, pero nos permitía al mismo tiempo hacernos una idea de cómo ordenar las escasas ediciones que manejábamos, compradas en VHS de saldo o en rarísimas ediciones en DVD. El trabajo de Heinink complementa por amplio la labor de Louvish, y pone el dedo en la llaga al demostrar que al trabajo genial de dos de los más importantes comediantes de la historia del cine no hay manera de hincarle el diente en condiciones, por lo menos hasta ahora.

En efecto, acaba de salir una caja de irrisorio precio, compuesta de cinco DVDs, que contiene 21 películas del dúo -alguna en versión española. Se trata de la crema de la producción de Laurel y Hardy durante los años 30 y su adquisición es obligatoria, pese a la ausencia destacable de algunos títulos, como la entrañable Babes in Toyland (1934). Al mismo tiempo, la editorial Planeta ha sacado otra colección extensísima -y cara si se adquiere al completo-, que incluye algunas películas que están disponibles desde hace poco en DVD y no aparecen en la caja, como Fra Diavolo (1933) o Bonnie Scotland (1935). Estas dos publicaciones deberían, por fin, hacer justicia y demostrar al buen aficionado, que Laurel y Hardy son mucho más que un mero icono, mucho más que un poster evocador de una era dorada y perdida. Laurel y Hardy están, amigos, a la altura del mejor Chaplin, del mejor Lloyd -de quien también se editó hace poco una caja de obligada adquisición, por cierto-, con la diferencia de que lo suyo es la comedia pura y dura. Eso sí, pocos estudios fílmicos existen más explícitos de la vida entre dos, con unos y otros, que en sus películas.

Pondré un ejemplo: la que para mí es la obra maestra absoluta de la pareja, Sons of the Desert (William A. Seiter, 1933), titulada aquí Compañeros de juerga -lo de los títulos españoles es de traca: Bonnie Scotland/Dos fusileros sin bala, Way Out West/Laurel y Hardy en el oeste, Swiss Miss/Quesos y besos, The Bohemian Girl/Un par de gitanos…). De todos los clásicos de los gigantes señalados arriba, es el que más revisito, sistemáticamente, con periodicidad geométrica, más que Una noche en la ópera, más que Tiempos modernos, más que El moderno Sherlock Holmes. No me canso de verla. “Sons of the Desert” es el nombre de una logia -dato muy curioso, pues Oliver Hardy era reputado miembro de una logia masónica– a la que pertenecen nuestros amigos. Resulta que tienen la obligación de asistir a la convención anual de la hermandad, pero no está muy claro que sus mujeres les vayan a dejar. He aquí la vieja maldición: las mujeres no entienden que lo que para ellas supone una frivolidad, para sus maridos es cuestión de vida o muerte. Sólo media la reflexión racional para entender que hay cosas que hay que hacer porque hay que hacer, y no se pueden hacer de otro modo porque hay que hacerlas. Así que Stan y Ollie se inventan una excusa: Ollie finge enfermar y un amigo -veterinario- le receta una cura en Honolulu. La mujer de Stan le pide  a éste que no deje solo a su amigo y vaya con él. La dinámica cómica está servida. Responde tú: ¿sabrán sus mujeres del engaño? ¿Irán a Honolulu o a la gran congregación de Sons of the Desert? ¿Qué sucederá a su regreso?

Más bien habría qué preguntarse qué retorcida artimaña cómica hará que terminen subidos a un tejado. A diferencia de cualquier otra comedia de ellos mismos o de cualquier otro autor, la modernidad atemporal que impregna Sons of the Desert la hace merecedora de un lugar fundamental en la historia del cine. Ya sabes lo que tienes que responder cuando te pregunten, Carlitos.

THE INTERNATIONAL LAUREL AND HARDY APPRECIATION SOCIETY

El embrollo Laurel & Hardy, por Juan B. Heinink

Trailer de Sons of the Desert por un fan (filtyting)


~ por Antonio en febrero 18, 2009.

3 comentarios to “Bienvenidos a Honolulu: el regreso de Laurel & Hardy”

  1. ¡Ya está en mi poder! Ventajas de cumplir en febrero y no en marzo, pare. Me dispongo raudo a recuperar mi infancia, y mejorar por tanto mi supuesta “madurez”… Empezaré por Sons of the Desert.

  2. Para Jacinto Molina.

    ver el libro “Leibniz y los gnósticos” en Bubok , sobre Lon Chaney.

  3. Estaba dudando en pillarme el libro de la doble vida de estos elementos, ahora leyendo este post me he decidido
    gran texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: