Todo el mundo miente

El final de la quinta temporada de House M. D., la serie creada por David Shore y Bryan Singer, no ha hecho sino confirmarme lo que ya sabía: se trata del mayor, mejor y más impresionante tour de force de la historia de la televisión. Debo decir que no soy muy amigo, por lo normal, de seguir series televisivas, pero desde que captó mi atención Gregory House con su selección de equipo nuevo durante la cuarta temporada, la personalidad polícroma del médico especialista en diagnóstico interpretado por el sublime Hugh Laurie ha pasado a figurar entre mi exiguo elenco de obsesiones culturales. Algo que jamás me había sucedido antes con un personaje televisivo. De paso, he descubierto con placer que disfrutar de un serial en cadena es un deleite muy aconsejable para el fin del día, cuando ya todo ha pasado y sólo queda dejar vagar la mente por los pasillos del Princeton Plainsbury Hospital o por las calles de Agrestic -el sórdido y limpio pueblo que alberga la pervertida fauna de Weeds, la obra maestra de Jenji Kohan (gracias, Hannibal).

La cuarta temporada de House M. D. había terminado de forma espectacular, con el Ciudadano Kane de la televisión, la magistral dilogía “La cabeza de House” y “El corazón de Wilson”, dos capítulos que dejaban la situación en un callejón sin aparente salida, en especial para la fundamental relación entre Gregory House y su mitad, su otro lado, su Watson particular, James Wilson, el oncólogo paciente y único amigo de House. La muerte de Amber, novia de Wilson y “Zorra Implacable”, parecía haber conducido la entente de ambos a una desintegración repentina y criminal para el desarrollo de la serie. Por eso, la quinta temporada empezó dando palos de ciego, explorando la psique, obsesiones y movimientos de otros miembros del elenco, especialmente Foreman y Trece. Apareció además un nuevo personaje, un detective contratado por Greg House sin mucha chicha narrativa y difuminado a las primera de cambio. A través de él, House pretendía no perder la pista de su antiguo amigo y, con ello, las tribulaciones del doctor pasaban a un primer plano en la trama cotidiana, dejando muy detrás la trama médico-detectivesca, léit-motiv de la serie durante las tres primeras temporadas que ya pasó a un segundo plano con la marcha de Chase y Cameron al final de la tercera. David Shore, factótum de la serie, se dio cuenta pronto del error, recuperando pronto el papel primorial de Wilson -magistral Robert Sean Leonard en esta temporada-, quitando del mapa al detective y dosificando hábilmente la tensión erótica entre House y la doctora Cuddy -la no menos maravillosa Lisa Edelstein.

Pero los guionistas de House M. D. han tenido que hilar muy fino esta vez. Los vaivenes de personalidad de House y su brillante intelecto se han visto puestos seriamente a prueba, al mismo tiempo que se veía con claridad cómo su adicción a la vicodina iba a plantearle muy serios problemas. En este sentido, el capítulo “El lado más suave” (5×16) es una obra maestra más de la caracterización del personaje. Progresivamente, el poder certero de diagnóstico de House se va viendo comprometido, en especial a partir del único momento de debilidad forzada de la última parte de la temporada, la muerte de Kutner, médico del equipo encarnado por Karl Penn, quien al parecer abandonó el reparto de la serie por una nueva ocupación en el equipo presidencial de Barack Obama.

Si bien el episodio de la muerte de Kutner (“Una sencilla explicación”, 5×20) y el planteamiento de la misma fueron terriblemente mediocres para el nivel al que nos tienen acostumbrados los guionistas de la serie, la desaparición de aquél es el detonante para la que es, simplemente, la mejor interpretación que actor alguno ha hecho jamás en la televisión. Así, los cuatro episodios finales nos presentan a un House trastornado sin estarlo, fuera de sí al mismo tiempo que está dentro. Y ello es posible gracias a Hugh Laurie, un hombre en estado de gracia, capaz de transmitirlo todo con la mirada y sin las palabras que han hecho tan famoso al locuaz trasunto médico de Sherlock Holmes. Creo que en España no se ha emitido todavía el último capítulo, así que no te lo chafaré. Sólo contempla los diez últimos minutos de “Ambos lados ahora”, el capítulo final, como lo que son, arte en estado de gracia, un canto a la amistad sin sensiblerías y la apoteosis de un triángulo personal irrepetible en la historia de la televisión, Gregory House, James Wilson y Lisa Cuddy.

Spoiler: No pinches este vídeo si no has visto el capítulo final.

~ por Antonio en junio 8, 2009.

8 comentarios to “Todo el mundo miente”

  1. Wow, tu recapitulación de esta quinta temporada y, sobre todo, de los capítulos de la season finale me ha parecido espectacular. Sobra decir que suscribo cada una de tus palabras y que comparto tu admiración por esos tres actores maravillosos que son Robert Sean Leonard, Lisa Edelstein y el inigualable Hugh Laurie.

  2. Antonio solo te digo una palabra: LOST

    y Los Soprano y Llarry David y 24 y mujeres desesperadas y como conoci a vuestra madre y freaks and geeks y colombo y LOST otra vez. Yo no paro de ver series, son lo mejor que se hace ahora mismo.

  3. Sólo puedo decir que coincido contigo en lo impresionante que es Hugh Laurie y en el trabajo tan maravilloso que están desarrollando sus compañeros, el sin par Robert Sean Leonard y la deliciosa Lisa Edelstein. Ver a estos tres actores en una escena es contemplar una pequeña obra de arte.

  4. Muy buena critica. Creo que se está extendiendo por todos lados la locura por este triángulo tan especial que en algunos círculos es conocido como HUDSON o “the (un)holy trinity”.

    A mí tanto Wilson como Cuddy me encantaron desde el principio (no es necesario que mencione a House, es evidente). Pero en las primeras temporadas el equipo de diagnóstico tuvo mucho más protagonismo que ellos.

    Fue una lástima, ya que el talento interpretativo de la actriz que da vida a Cámeron (ahora no recuerdo su nombre) es bastante limitado. Sólo tiene 3 expresiones faciales y se ha pasado repitiéndolas toda la serie. Con respecto a Chase y a Foreman no puedo decir nada mejor. Quizá de los tres Chase fuese el que más me agradaba, pero Foreman me demostró lo que significa sobreactuar el los dos capítulos de Euforia.

    Al principio Cuddy era el personaje más flojo en cuanto a profundidad y tiempo en escena. Pero el inmenso talento (y hay que tenerlo para darle semejante réplica a un gigante como Hugh Laurie) de Lisa Edelstein transformó un personaje prescindible en uno de los cimientos del show. Bien por ella! En esta season finale (hay que verla en VO) me conmovió porfundamente.

    Y con respecto a Robert (Wilson) sólo se pueden decir palabras de alabanza, ya que ha creado uno de los personajes más hermosos que recuerdo y cada una de sus interacciones con Laurie son memorables.

    En cuanto al resto del elenco poco se puede decir. Taub cumple decentemente y Trece, aunque tiene un nivel interpretativo un poco superior al de Cámeron, sigue siendo bastante floja.

  5. Totalmente de acuerdo con todos los comentarios, excepto con el que viene a hacer propaganda de Lost. Será una buena serie pero esto es un artículo sobre la season finale de House. Así que aquí Lost tiene poco que hacer.

    Yo me he enganchado a House en esta quinta temporada. Antes lo veía de vez en cuando pero no sentía la necesidad de verlo siempre. Eso ha cambiado. Ahora es una obsesión para mí.

    Durante los primero capítulos de esta temporada me enamoré de la relación de House y Wilson. Después no pude seguir ignorando a Cuddy porque, aunque veía que iba a acabar liada con House y esto no me hacía ninguna gracia, a mitad de temporada comprendí que me había conquistado casi más que Wilson y para vergüenza mía me he visto deseando que su relación con House salga adelante.

    Qué tres grandes actores. Y que gran season finale.

  6. mira yo estoy de acuerdo en que el show lo hacen esos tres porque para mi hay personajes que sobran como Cameron y Chase que no se que pintan ahi porque nunca han aportado nada y otra a la que no trago es 13, que esta temporada en algunos capitulos ha salido mas que House y sin embargo de Cuddy y de Wilson ha habido veces que sólo hemos tenido un par de escenas. El personaje de 13 me gusta, no es tan pesado como el de Cameron pero me cansa tanto huntington y tanto rollo con Foreman, que éste tío ni fu ni fa. Pero donde esté el trío calatrava los demas se pueden ir por donde mas les plazca

  7. […] serie favorita, muy en especial en la resolución de la quinta temporada que comenté en su día por aquí. El autor del reportaje ha observado, en efecto, el paralelismo pero el director lo niega. Mal […]

  8. Salve Kuratti !

    Me encanta House y tu articulo.

    Qué tal te va todo ? Mis últimas fuentes te situaban en Toledo, supongo que seguirás x allí. Yo de nuevo en Sevilla, desde hace un año he dejado mi vida alemana.

    Tenia tu blog en mis favoritos de mi pc germano, ayer me decidí a retomar el mio que lo tenía abandonadisimo, y de nuevo te he encontrado.

    Te sigo por aquí, besitosss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: