Cumpliendo sueños

Esta semana voy a cumplir un sueño. Sí, la gente pasa por la vida queriendo cumplir sus sueños, claro, pero creo que los que tiene la gente no coinciden necesariamente con los míos. Por fortuna, mis veleidades oníricas tienen que ver con algo que no suele preocupar, tienen que ver con la posibilidad de disfrutar de algo por un corto período de tiempo, un par de horas a lo sumo, que queda marcado a fuego en mi memoria y que me hace sentir mejor para siempre, me hace sentir que he cumplido con mi misión, una misión que te pones a falta de otra pero porque estás convencido de que es necesaria para fortalecer tus recuerdos y tu ética personal, en unos tiempos en los que la ética personal parece un mito de heroícos relatos del pasado. Esta semana voy a cumplir un sueño. Esta semana voy a ir a un concierto de Lucinda Williams.

Yo sé que eso a la gente le parecerá muy poca cosa. Claro, sí, tengo que comprarme un coche, pero me importa un bledo el coche que me voy a comprar, su importancia radica sólo en que me permitirá ir a determinados sitios, a un show tal vez, a ver a Benigni, a Alfama de nuevo, ¿qué sé yo? No me importa el coche -sólo las huellas de su rueda sobre un camino de grava-, eso no es un sueño, no es un sueño la vida, la vida está para vivirla y, mientras, nos vamos acostumbrando a establecer prioridades equivocadas y extravagantes. Tengo la suerte de que la mayor parte de mis músicos favoritos están vivos y en activo. Cuando vea este sábado a Lucinda, ya sólo espero tener la oportunidad de ir a algún concierto de Nick Cave, de Tom Petty y de Tom Waits, pero si te digo la verdad, ninguno de ellos es para mí tan importante como ella.

Cuando supe que este verano Lucinda Williams iba a actuar en España por fin, casi me da un síncope. Bueno, ya tenía planeado ir a verla a Europa la próxima vez, porque no podía seguir sin tener la experiencia de sentir esa extraña presencia hierática y duramente femenina en vivo y en directo. Pocos músicos hay que con tan corta producción discográfica en un lapso de tiempo tan largo –Ramblin’ es de 1979, y apenas son nueve discos de estudio- tengan tanto que dar, te hagan viajar hacia sensaciones tan intensas y emotivas. El primer disco suyo que escuché fue Essence, en realidad un álbum que personalmente marcó un época muy determinada, especial y definitoria de mi vida. Desde los primeros acordes de ‘Lonely Girls’ sabes que esa compañía ya no va a abandonarte más, es como una revelación, como una epifanía. De alguna manera se trata de una experiencia trascendental; supongo que tiene que ser semejante a cuando aprendes a aceptar que algún día te tienes que morir. Sabes que en ese camino ya no vas a estar solo porque hay elementos que te aferran a un sueño, es como cuando escuchas Live at Folsom Prison o ‘Love Sick’ por primera vez, -oye -te dices- no estoy tan jodido como pensaba.

Por eso es muy importante para mí que llegue este sábado. No es ir a un concierto, no. Eso es lo que se cree la gente que para llenar el tiempo del fin de semana decide ir a un concierto, excusa más o menos lícita para cenar por ahí, tomar unas copichuelas o ver si se puede pillar cacho. No, no. Yo no voy a ir a un concierto, voy a ver a Lucinda Williams, es una cita que me debía a mí mismo, que estaba latente y esperando el momento de explotar, no es un capricho, ni siquiera un lujo, estoy comprometido con ella, en cierta forma es como si fuera una antigua novia con la que nunca me he podido encontrar. Pasarán dos horas, Lu estará fantástica y yo pensaré que estoy solo en esa sala de Madrid, creeré que me dedica ‘Drunken Angel’ o ‘Pineola’, me moriré si escucho ‘Jackson’ y luego bebéré a su salud, mecido por un recuerdo que me permitirá afrontar un poco mejor el inevitable momento en que todo terminé.

Lucinda Williams, ‘World Without Tears’

Lucinda Williams, ‘Drunken Angel’, El Rey Theatre, LA

~ por Antonio en julio 13, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: