Factory Girl

Al igual que I’m Not There (2007) de Todd Haynes, Factory Girl (2006) de George Hickenlooper , el biopic que narra la desdichada vida de Edie Sedgwick no ha sido estrenado en España en salas de cine aunque, a diferencia de aquella, sí que se ha publicado en DVD aquí. Hoy pude verla por fin. Bien, muy bien. Evidentemente, mi interés estaba motivado, aparte de por la trágica figura de la legendaria musa warholiana, por la aparición de un sosias de Dylan en la película. Por razones legales, no es nombrado en ningún momento -aunque se ha dicho y sigue diciendo que el personaje se llama Billy Quinn, en los títulos de crédito pone “musician”. De hecho, en su día se hablo de una demanda por difamación contra los productores de esta película. Al parecer, el personal de Dylan suponía a partir del guión que en la película se sugería que él era el responsable de la adicción a las drogas de la actriz-modelo.

Vista la película, uno no entiende por qué razón molestó a Dylan -o a su entorno. La verdad es que el músico que interpreta Hayden Christensen es uno de los pocos personajes simpáticos de la película y de los pocos, si no el único, que parece preocuparse sinceramente por  Sedgwick, intentando apartarla del ambiente vampírico de la enfermiza Factory de Warhol -magnífico y repulsivo Guy Pearce. No se dice, de hecho, que un despecho amoroso fuera la causa de su drogadicción, que progresivamente se va desarrollando a lo largo del metraje. Christensen está más que correcto en su interpretación del Dylan versión Don’t Look Back, no tan bien como Cate Blanchet en I’m Not There pero veinte veces mejor que Christian Bale allí mismo. Sienna Miller lo borda como la compulsiva y enferma Sedgwick que algunos se empeñan en señalar como la inspiración real de ‘Just Like A Woman’ o, incluso, ‘Like A Rolling Stone’, pero eso a mí me da igual. Poco me importa que existiera un romance real entre la modelo y Dylan; es mucho más gracioso que se liara con Bobby Neuwirth, quien no pudo soportarla mucho tiempo de lo enganchada que estaba. Curiosamente la figura de Neuwirth sí que parece estar disimulada en la película en varios personajes, que se preocupan por ella y, al mismo tiempo, no dudan en degradarla -así su amigo, que trabaja en el entorno del pseudo-Dylan: véase la escena en la que intentan llevarse su abrigo.

No sé si se merece Factory Girl que la demanden, pero sí que le eches un vistazo.

~ por Antonio en septiembre 13, 2009.

2 comentarios to “Factory Girl”

  1. No sabes Cuales son las canciones que salen?

  2. ¿De Dylan dices? Pues de él ninguna, por razones legales, supongo. No me acuerdo ahora, pero creo que salía Life On Mars (en el trailer sí que sonaba me parece) de Bowie y alguna de la Velvet, pero tampoco estoy seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: