Ingrid Bergman, You’re So Pretty

El pasado miércoles 14 fui a ver a Billy Bragg a la sala Galileo Galilei de Madrid. Aproveché bien la tarde haciéndome con mi copia de Christmas In The Heart y paseando por el centro y, aunque luego fuera infernal el camino en coche hasta Cea Bermúdez, siempre es agradable oler el ambiente contaminado del foro con la ventanilla abierta. Billy no se prodiga por aquí, y estuvo gigante, con apariencia imponente, alto como es y mejor comunicador, bebiendo te en escena e invitando a la audiencia a participar en una revolución por la que él lleva décadas muriendo y por la que dice mantener la fe todavía. El set estuvo muy equilibrado y prefirió regalar al público que llenaba la sala con algunas de las piezas más conocidas de su repertorio, –The Milkman Of Human Kindness‘, ‘To Have And To Have Not’, ‘Sexuality’, ‘Must I Paint You A Picture’, por supuesto ‘A New England– y algunas de las canciones de su último disco Mr. Love & Justice‘I Keep Faith’, ‘O Freedom’ y ‘Mr. Love & Justice’.

Nuestra ubicación estuvo un poco alejada del escenario, pero peor que eso fue tener que aguantar al típico listillo detras de nosotros que se sabía todas las canciones y, para demostrar su malditismo, -o impresionar a la parienta- las cantaba todas. Qué mala suerte tengo últimamente (o es que el público de los conciertos cada vez es más maleducado). No sólo eso: también se las traducía en voz alta y se cuidaba bien de reír a mandíbula batiente los comentarios de Bragg, así nos enterábamos todos de lo estupendamente que controlaba el inglés, mira tú. Lo cierto es que Billy se esforzó por que entendiéramos bien lo que decía, pronunciando cada palabra con énfasis, a veces exagerado y -pese a las sonoras carcajadas de nuestra plasta particular- su discurso llegó mejor que peor a nuestra cabeza. Yo particularmente salí pensando en lo que dijo cuando le tocó el turno a la parte del repertorio dedicada a Woody Guthrie y Mermaid Avenue: el ‘Ain’t Got No Home’ de Guthrie, y ‘Way Over Yonder In The Minor Key’ y, especialmente, ‘Ingrid Bergman’ de su colaboración con Wilco.

Antes de tocar esta última canción, Bragg explicó el terrible efecto que en las mentes bien pensantes de los Estados Unidos de los primeros cincuenta tuvo el affaire entre la legendaria actriz y el no menos legendario Roberto Rossellini. En todas excepto en una, explicó: la de un músico que se deterioraba lentamente en Greystone Park y se llamaba Woody Guthrie. De Ingrid Bergman escribió una letra que recuperarían Bragg y Wilco en el proyecto Mermaid Avenue y sobre cuyo sentido oculto nos avisó Billy muy amablemente, en especial, como dijo, por si había por un casual algún estudiante de literatura inglesa en la sala. La canción no es muy extensa y la letra lee así:

Ingrid Bergman, Ingrid Bergman,
let’s go make a picture
On the island of Stromboli, Ingrid Bergman.
Ingrid Bergman, you’re so pretty,
you’d make any mountain quiver,
You’d make fire fly from the crater,

Ingrid Bergman.
This old mountain it’s been waiting
All its life for you to work it
,
For your hand to touch its hardrock,
Ingrid Bergman, Ingrid Bergman.
If you’ll walk across my camera,
I will flash the world your story,
I will pay you more than money, Ingrid Bergman.
Not by pennies dimes nor quarters,
but with happy sons and daughters,
And they’ll sing around Stromboli,
Ingrid Bergman.

El romance entre Rossellini y Bergman se inició durante el rodaje de Stromboli (1950), ese fascinante retrato de la represión y las costumbres atávicas que se encierran en una isla paradójicamente volcánica. Si has visto esta obra maestra, estarás de acuerdo conmigo en que pocas actrices han sido capaces de transmitir el erotismo que exhala la Bergman durante sus encuentros furtivos al refugio del volcán . Es un rostro que rezuma lujuria desde los preceptos de una sumisa inocencia puritana. Por eso, la oda a Ingrid Bergman de Guthrie tiene un pícaro subtexto que cualquiera entenderá si traducimos los versos que he resaltado anteriormente: “Ingrid Bergman, eres tan guapa / harías que cualquier montaña temblara, / harías que el fuego saliera volando del crater […] Esta vieja montaña ha estado esperando / toda su vida para que tú te ocupes de ella / para que tu mano toque su dura piedra / Ingrid Bergman”.

Nunca hasta el pasado miércoles había reparado en ese sentido, y lo que más me sorprende es que el autor de esas líneas fuera un hombre que empezaba una dura decadencia física y mental, la que acabaría con sus días del peor modo imaginable, víctima de la corea de Huntington. Lo que más me sorprende es que en los tiempos en los que Woody Guthrie escribía y una nación tachaba de inmoral la relación entre una actriz y un director de cine, cuando las cosas no se podían decir alegremente, la capacidad de inventiva y el ingenio eran las únicas armas capaces de describir con precisión imágenes prohibidas. Hoy hablar es barato pero antaño cada palabra podía tener un peso que valía todo el oro del mundo. Ingenio, inventiva, giros del verbo, metáforas: creo que ha empezado un tiempo en el que el sentido de estos conceptos se está yendo por el desague. Empezaron, en cierta forma, a diluirse con la vida misma y el cuerpo de Woody Guthrie.

Billy Bragg, ‘Ingrid Bergman’, Madrid, 14/10/09 (gracias feder68)

~ por Antonio en octubre 18, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: