Abundando sobre Polanski

Hoy ha aparecido en El País un comentario lúcido, a más no poder, de Bernard-Henry Lévy sobre el “affaire Polanski”. Después de la cantidad de estupideces, sandeces y tonterias que ha habido que escuchar y leer últimamente -no pocas en este mismo diario-, muchas sonrojantes -qué pena oír a José Mª Sanz, a.k.a. Loquillo, sentando cátedra sobre el tema poco ha en Radio 3…-, es un alivio leer palabras cuerdas por fin. Dejo el enlace y, a modo de profecía, las palabras que cierran el texto:

[…] Roman Polanski parece ser el único reo del mundo que no tiene derecho a ninguna circunstancia atenuante.

Es el caso en su conjunto lo que resulta vergonzoso.

Es el debate lo que resulta nauseabundo y de lo que uno debería poder mantenerse apartado.

Apenas conozco a Roman Polanski. Pero sé que todos aquellos que, de cerca o de lejos, participan en este linchamiento, pronto se despertarán horrorizados por lo que han hecho. Avergonzados.

‘A Roman Polanski’, Bernard-Henri Levy, El País, 1 de noviembre 2009

~ por Antonio en noviembre 1, 2009.

5 comentarios to “Abundando sobre Polanski”

  1. ¿El problema es el lichamiento de la posición fácil y la pluma sensacionalista o hay que hacer debate sobre si se debe detener o no a esa persona?

    Adoro a Polanski, lo sabes. Odio a toda esa mierda que hay detrás de la mayoría de los comentarios que se han podido leer o escuchar durante el tiempo que lleva preso, también debes imaginártelo. Pero Roman Polanski, por encima de todas las cosas, es una persona y resulta que tiene una causa pendiente. Lo vergonzoso es que no se le haya juzgado antes. Lo vergonzoso (y esto es otra muestra de la sociedad en la que vivimos) tal y como dice Bernard-Henri Levy en el artículo, es que se lleve a cabo la detención sólo con fines electoralistas de un juez que no ha encontrado una defensa mejor. No se ha hecho en honor a la Ley y el Orden, a la Justicia o a la Dignidad, no. Se lo saca de la manga un prestidigitador de mierdas que, mientras suben y bajan de sus manos entretiene al público y le hace ganar enteros para aferrarse a su carrera judicial. Luego salen a escena cientos de expontáneos y hacen lo mismo tecleando sus portátiles.

    ¿Debe ser juzgado Roman Polanski?

    Sí, puesto que no encuentro ninguna razón de peso para eximirle de la justicia. Pero ante todo, sobre todo me queda la esperanza de que se retiren los cargos, se revise el caso y que se le declare inocente. Sí, pero tras la Justicia que exigen los pretidigitadores queda otra causa pendiente: la de los propios proletarios de la coprofalacia. Ese es otro crimen ante el que, por familiaridad, nos conformamos con atacar durante tres minutos, tras los cuales ponemos el último disco de Dylan y miramos por la ventana, por si llueve y hay que coger el paraguas.

  2. Creo que el artículo de Lévy lo deja bastante claro. Independientemente de cualquier otra consideración, búsqueme usted a cualquier violador, pederasta o asesino anónimo al que se le encarcele hoy por un delito que cometió hace treinta años. Dicen que las personas cambian con el tiempo, algunos balas perdidas hasta tienen familia, cocainómanos irredentos de largo recorrido dejaron de serlo y ahora prohiben fumar en sus conciertos. ¿De qué estamos hablando? A Polanski no hay que juzgarlo, ya lo han juzgado de hecho, y espero que las repercusiones morales de este linchamiento sean las mismas de la del asqueroso pueblo que prendió fuego a la comisaria en la que estaba recluido Spencer Tracy en Furia de Fritz Lang, sólo porque le gustaba comer cacahuetes.

  3. Entonces, entiendo que la base de tu argumento es que ha pasado el tiempo. No si cometó un delito por el que se le juzgó, no si hubiera cometido otro delito huyendo. ¿Ves bien que cualquier violador, pederasta o asesino anónimo huya hasta que prescriba el delito? ¿Estarías tan de acuerdo con la prescripción de un delito si Charles Manson se hubiera refugiado en Quarteira y hubiera aparecido al cabo de treinta años? Mire usted, no creo es este sistema de justicia, pero es el que tenemos. Otra de las bazas que usas es la reinserción o el cambio. Para argumentar ese cambio, este debe ser valorado y para ello se tiene que presentar ante la justicia. Ya te dije que ojalá revisen en caso y lo declaren inocente o que el cambio se compruebe y que pronto estemos disfrutando de uno de los grandes. Mientras tanto, la justicia debe seguir su curso.

  4. No, esa no es la base de mi argumento, la verdadera base te la explico en privado. Eso es lo que dice Lévy y es lo que hay: a Polanski se le está haciendo un linchamiento público porque es Polanski, y punto. Y amigo, hay delitos y hay delitos, y en este país prescriben algunos bastante más graves, y no a los treinta años. ¿Metemos en la cárcel a Almodóvar por hacer exhibirse indecentemente a una chavala de 14 años en una peli en la que se meaba encima de otra? Pues claro que no. A Polanski lo están jodiendo porque quieren joderlo porque interesa. Yo suscribo una por una las palabras de Lévy pero lo que pienso va más allá pero, reitero, te lo digo en privado, querido Hanky.

  5. Intuyo lo que realmente piensas, pare… Y me da que pensamos lo mismo. Ya lo hablaremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: