Joanie y la causa

Pues que anoche fuimos a ver a Joan Baez. Siendo que me une a ella más el fetichismo dylaniano que sus propias bondades, uno le tiene mucho cariño, qué se le va a hacer. Palacio de Congresos de Madrid, horrendo sitio para disfrutar un concierto. Ni en primera fila. La máquina me dio primera fila pero escorada, muy escorada, y como el escenario es tan grande y la banda se pone en el centro, pues no se disfruta tanto de la fila de marras.  Ya nos pasó con Lou. Mejor una tercera centraditos. Bueno. Joanie ha perdido mucha voz, eso es así. Tomaba todo el rato una sustancia que supongo le sirve para calentar una garganta quemada por el tiempo. Por fortuna, no hay lugar para las moñerías. Banda austera y una buena ración de canciones con ella sola a la guitarra -que tocó maravillosamente, por cierto. Desde la inicial ‘Lily of the West’, de todas maneras, se vio que la cosa no iba con ella. No he visto un público más ñoño e indecente que el que ayer estaba en el Palacio de Congresos. Lo digo, un concierto profesional, limitado, con momentos calentitos, como el ‘Jerusalem’ de Steve Earle, ‘Long Black Veil’, el siempre bienvenido ‘Joe Hill’ y un precioso ‘Suzanne’ de Cohen que bordó. Las canciones de Dylan rutinarias -se salva de la quema ‘Forever Young’, tal vez-, las que canta en español son una pachanga. Pero el público se cargó el concierto. Nunca lo he visto tan diáfanamente.

Estaba ella preparando una de sus canciones en solitario con la guitarra. No recuerdo cuál, creo que al final fue un decepcionante ‘Love is Just a Four-Letters Word’. Y un bobo de la audiencia salta “¡’We Shall Overcome’!!!”. Joan Baez hace como que no le ha oído pero luego se ve que pensó que podían pensar que era una malaje, así que empezó a improvisar los acordes y a cantarla, diciendo al pollo que la acompañara a la voz. Entonces la gente se puso a corear la canción. Yo no sabía dónde meterme. Y así todo el tiempo, que si ‘Gracias a la vida’, que si el ‘Preso número nueve’. ¡Pero si las iba a cantar de todas formas! El andoba de turno se iría contento pensando que había respondido su petición, así son las cosas. Estoy seguro de que nos perdimos ‘Diamonds and Rust’ de lo pesada que era la gente, no, la gentuza. Los progres de la transición son la mayor maldición de quien quiere ir a los conciertos a escuchar música. Algo que estrictamente sería a lo que debería dedicarse Joan Baez -tocar música, quiero decir- haciéndole caso a lo que le diga Stevie Earle y demostrando que ha aprendido algo en todo este tiempo, en vez de seguir haciendo guiños cara a la galería a estas alturas. Vaya pajillas que se marca el personal con la nostalgia de los cojones, en definitiva. A todo esto, aproveché el ‘Preso número nueve’ para ir a mear. En fin -y disculpen por esta apresurada “crónica”-, como decía Antonio, otra muesca para la colección… la próxima vez no cuentes conmigo Joanie, pero tranquila que no es tu culpa.

~ por Antonio en marzo 13, 2010.

Una respuesta to “Joanie y la causa”

  1. Eso te pasa por portar. ¿Sabes lo que hizo luego? Se pego una jarta a reir. Seguro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: