Nihilismo atroz

No me gusta esta sociedad. Cada vez me repelen más la superficialidad y la frivolidad imperantes. Como epítome de ello, me encuentro una tarde vacacional con un especial del Prisa/ahora Berlusconiano suplemento dominical del otrora reputado diario El País. Se hace en él ese típico recorrido por los “protagonistas del año”. A cada uno le acompaña una semblanza firmada por algún otro personaje afamado. Leo, miro y juro que casi ningún rostro del año me dice nada, absolutamente nada. No me importan un comino ni Alex de la Iglesia, ni Iciar Bollaín, ni Soledad Puertolas. A otros ni los conozco ni me preocupa lo más mínimo conocerlos, como un tal Alejandro Aravena. Rodrigo Cortés ha hecho una peli con mucho éxito, Buried, pero a mí me pareció una trampa que estaba lista a los diez minutos, y me asqueó de pronto la moralina que se desprendía del conflicto racial que estaba detrás de todo. Daniel Monzón no me dice nada -aunque Celda 211 me gustó bastante. Como supondréis,  Ferran Adrià y sus laboratorios de ideas me la refanfinflan al igual que las mañanas de Carles Francino. Prefiero obviar lo que pienso de Amaral, “los Xavi e Iniesta del pop”, si bien ayer me llevé un gran disgusto cuando mi querido Mike me contó que en el último disco de Lapido hacen una colaboración. ¿Por qué, José Ignacio?¿Era necesario?

No me interesa lo que se teje alrededor de Baltasar Garzón, ni la sucesora de Lula, ni los galones de Alberto Asarta. Me la pelan los éxitos de Rafa Nadal, la humildad de Iniesta o el poderío mediático del Dr. Mourinho. No entiendo cómo pueden salir héroes de entre la gente de la calle, dijera lo que dijera Bowie. Y no te cuento ya lo que me hacen pensar Rubalcaba, “el salvavidas de ZP”, o los líderes sindicales. En la nada más atroz. La banalidad del suplemento fue como un azogue en medio del tranquilo reposo vacacional, merecido ahora, pardiez. En especial las firmas solícitas que glosaban las hazañas del 2010 me sacaron de quicio. Al llamado “hombre tranquilo” Del Bosque lo retrata, nada menos, nuestro ínclito presidente Zapatitos, estrategia muy pensada, voto a bríos, pues nuestro líder y guía es el ideal portavoz de la mesura del otro presidente. Por si alguno no lo sabe, Zapatitos no escribe ni una sola palabra de ese texto que firma -dudo incluso que haya escrito alguna vez una sola palabra. Tiene chorrocientos asesores que se ocupan de estos compromisos del buen rollito de las narices. Lo sé porque yo estuve un tiempo haciendo ese mismo trabajo y conozco muy bien el estilo atrabiliario de las notas encargadas. El asesor que ha redactado estas líneas es cutrín. El buen negro presidencial debería ser capaz de introducir más sutilmente esas citas literario filosóficas que quieren demostrar al vulgo lo letrado que es nuestro presidente. Probablemente, Zapatos no ha leído ni una línea de Camus -yo diría que no ha leído ninguna línea de nadie-, ni sabe qué es el I Ching. Al mismo tiempo, el símil machadiano que aparece en la semblanza de Del Bosque es de vomitar hasta decir basta. La palabra de Juan de Mairena suena a falacia en boca de Zapatitos, incluso sabiendo que no es él quien ha escrito esas palabras. No me interesa lo que nuestro iletrado presidente tiene que decir sobre el seleccionador nacional; a decir verdad, tampoco me interesa nuestro seleccionador nacional.

Lo triste de todo es que probablemente estos son, de verdad, los personajes del año, al menos desde una perspectiva estrictamente española. Esa es la verdadera tragedia. No hay solución. Ninguna. No hay arreglo, es imposible. Y conste, de remate, que a los únicos de entre toda la galerada a los que admiro de verdad son Vargas Llosa y Dieguito Forlán, por si alguno lo dudaba.

~ por Antonio en enero 1, 2011.

3 comentarios to “Nihilismo atroz”

  1. B R U T A L

  2. El estilo atrabiliario de tus notas de encargo marcó época. Lástima que la declamante no soliese estar a la altura, o que el poderío propedéutico se cayera de la boca del delegado sin saber éste lo que decía, aunque no tuviese empacho en seguir adelante y atreverse con el emperador filósofo.
    En cuanto a tus elegidos, son los míos, pero con orden cambiado: primero, el Cachavacha; después, don Mario.

  3. El ataque de Nietzsche a la metafísica, así como a todo fundamentalismo y la moralidad judeocristiana, han marcado profundamente al siglo XX y, posiblemente sea uno de los ejes que sobre los que gira el pensamiento de la modernidad abriendo el reconocimiento de una transformación de la conciencia que eventualmente nos llevará a alcanzar la trascendencia humana patente en Cristo. La modernidad ha descubierto el engaño de la religión de creencias que impone por fuerza de ley lo que no se puede comprobar, contradiciendo a la razón y al sentido común, aduciendo falazmente que es palabra de Dios. Esto es lo que expresa Nietzsche al decir “Dios ha muerto”, nosotros lo matamos. http://www.scribd.com/doc/48104400/Nietzsche-y-La-Lucha-Contra-El-Judeo-Cristianismo-Por-El-Cristianismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: