Say Who!!

Aunque todos los que hemos presenciado algún concierto de las dos última giras de la E Street Band eramos conscientes de que Clarence Clemons no estaba en plenitud de facultades, nadie se podía imaginar que Big Man se iba a marchar de esta forma tan traicionera. Como dijo Huston de Bogart, no tenemos derecho a sentir lástima por él, sólo por nosotros por haberlo perdido. He pensado mucho en lo que ha dicho Springsteen, eso de que con su presencia “mi banda y yo eramos capaces de contar una historia de lejos más profunda que la contenida en nuestra música”. Exacto. A estas alturas, está claro que la actitud, la fuerza, el poder catártico de la presencia de la E Street Band al completo, con aquel hombre a un lado del escenario, trascendían la esencia, llana y reconfortante, de las pasionales canciones de Bruce Springsteen. Y puede que estas última giras no fueran sino un pálido reflejo de lo que fueron las del ’81 o el ’78, perjudicadas por su condición de acontecimientos de masas y por la evidente pérdida de frescura de un set invencible -especialmente desde la entrada en juego de las mediocres canciones de Working On A Dream, el peor disco y el más complaciente, probablemente, jamás firmado por Springsteen-, pero el poder de evocación -por encima de la verbena- estaba ahí para quien lo quisiera ver.

Pero eso ya será imposible. Puede que nuestro hombre en Asbury Park se eche a la carretera con Little Steven, Mighty Max y Professor Roy Bittan -no hay más que ver la monumental ‘Save My Love’ del reciente programa de Jimmy Fallon para comprobar que estos pájaros todavía llevan tralla a manta en la recámara-, pero la E Street Band ha desaparecido con la marcha de Clarence Clemons. Estamos hablando de una imagen icónica, de una muesca que está muy pronunciada en el revolver de muchos que hemos optado por buscar la verdad en un lugar que no parece importar demasiado a la idiotizada penumbra del ser humano. Y ahora eso es sólo un reflejo, un recuerdo de gran volumen en la memoria de los que tuvimos la oportunidad de ver alguna vez a la Banda de la Calle E.

En la gira del ’99, una pletórica E Street Band regresaba a los escenarios de todo el mundo. Hacia el final del set, ‘Tenth Avenue Freeze Out’ se convertía en un exorcismo de todos los fantasmas y una invocación del espíritu del rock and roll. Un endemoniado Springsteen iba introduciendo a la banda, uno por uno, dejando para el final a un tipo que se mantenía hierático como una estatua a su derecha, saxo en ristre. “Say Who!!!”, gritaba. Y la audiencia extasiada bramaba: “¡¡¡Clarenceeeee!!!”. “Say Whoooooo!!!!! -Claaaaareeeennccccceeeeeeee!!!!!!!!!!”.

Web oficial de Clarence Clemons con información sobre el documental Who Do I Think I Am.

~ por Antonio en junio 21, 2011.

Una respuesta to “Say Who!!”

  1. ¿ Por qué el papá de Jesus no se puede llevar a Bustamante ? Estoy jodido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: