From Hank to Hendrix: un descanso

Marcello-Mastroianni-federico-fellini-11943616-1014-768

La razón de ser de este post es decir “hasta luego”. Llevo algún tiempo sin escribir nada, a veces porque no tengo tiempo, pero lo cierto es que lo que me sucede las más de las ocasiones es que no tengo ganas de poner aquí ninguna cosa. Incluso escribir sobre Dylan, que era tan estimulante tiempo atrás y buena parte de la razón de ser de este blog, se me ha puesto cuesta arriba cuando he intentado enfrentarme a lo que contiene Tempest. Lo que sentía que antes me salía a borbotones me costaba arañarlo. Eso repercute en la frescura, en la sinceridad. Cada vez hay menos visitas en el blog: es lógico, cada vez escribo menos. It’s better to burn out than to fade away. Llevo con esto desde 2005, en WordPress y en otro servidor antiguo. Es mucho tiempo, ocho años, escribiendo con cierta regularidad, dejando muchas cosas en el tintero, reflexiones y discusiones interesantes. Tengo que culminar otros proyectos, además, que no me van a dejar tiempo para escribir aquí, y un pequeño trasto que en estos momentos intenta escalar encima de mi aparato de Blue Ray me absorbe las horas y mi preocupación como para no permitirme más licencias -si quiero acabar lo que tengo que acabar.

No obstante, esto no significa que The Right Profile quede clausurado: si en algún momento tengo la necesidad de expresarme aquí porque he visto, leído, oído o vivido algo que merezca la pena contarse, lo haré. Al lado de eso, otro de los proyectos que tengo es, precisamente, dar forma a la colección de escritos que he ido poniendo aquí, editándolos y sacando en forma de libro lo que merezca la pena, como he aprendido gracias a mi compadre Félix que se puede hacer. Lo que no quiero tener es una sensación que he tenido alguna vez de que “tenía-que-actualizar”, quiero venir aquí en libertad y cuando me apetezca y si eso es dentro de un año pues nada, dentro de un año.

Gracias a los que habéis ido leyendo con regularidad esto, contribuyendo con vuestros comentarios a hacer de él un lugar vivo: no os nombro porque no es momento de comernos las pollas y seguro que me dejo a alguien. Ya lo sabéis. Así que me dejo de moñarracadas y mientras me escucho a Dylan en la Universidad de Brandeis en el 63 y la pequeña Berta se revuelve como una croqueta en la alfombra pegándose cabezazos, digo “hasta luego” y me despido por el momento con una canción que me lo dice todo.

~ por Antonio en marzo 12, 2013.

8 comentarios to “From Hank to Hendrix: un descanso”

  1. No te vayas. Este es el único sitio que conozco donde se leen cosas con calma, con rigor, con erudición… es decir. Sabiendo lo que se dice.
    Deja tiempo entre post y post. Aguarda la motivación. Escribe poco a poco, pero no dejes de hacerlo. Aunque tú no lo creas, es una gran ventana de comunicación de tu mundo con el resto. Y no atiendas a visitas, ¿Desde cuando la calidad se mide por arrobas o visitas?

    • Sí, Pare, si eso es lo que haré, si un día me apetece contar algo lo haré, pero es que a veces inconscientemente me metía en la cabeza que tenía que escribir porque sí, lo de Tempest es un ejemplo, en realidad no me apetecía demasiado opinar sobre ese disco y, sin embargo, me imponía la obligación de hacerlo. Lo de las visitas lo digo porque es consecuencia de que cada vez escribía menos y me sentía con menos ganas de decir cosas. Si escribes como hablas nadie va a leerte, ¿quién dijo eso, je, je? No voy a dejar de publicar, pero es como un punto y aparte, lo que tú dices, cuando me lo pida la inspiración, cuando me sienta fresco y con ganas de contar algo. Una nueva etapa.

  2. Ya era hora.

  3. Juanillo, ¿existe un complot pa tocarme los palillos? A ver si ahora voy a escribir todos los días.

  4. Te entiendo perfectamente pare, sobre todo la parte que se refiere a lo que nos absorben los enanos (imagínate tres). Relájate, disfruta, y escribe cuando te apetezca. Te seguiremos leyendo de todos modos.
    Un abrazo

  5. Esto me pasa por entrar tan de ciento en viento. Pero haces bien en irte si te l pide el cuerpo, maestro. Y es verdad que “Tempest” deja frío en muchas cosas. O tal vez sea el tedium vitae… Pero tú que andas con la infancia a cuestas no puedes saber ya nada de tedio. En todo caso, keep on rockin’ in the free world, hermano. Abrazos. Antonio

  6. Bueno, maestro I., en realidad no abandono, tan sólo voy a dejarme llevar y soltar alguna perla por aquí cuando sienta que tengo algo interesante que decir, y por cierto que tengo últimamente un par de pensieri que vomitar, sobre la antigua pantalla de los años 30 y sobre inefables tonadas rusties. Pero cuando vea el momento. Por cierto, ¿nos veremos en Lucinda?? En todo caso te llamaré. Un abrazo, mannn.

  7. Te entiendo, querido Antonio; no sabes cómo te entiendo. A mí me pasa lo mismo. He llegado a faltar incluso a la buena educación bloguera que me dictaba contestar siempre a los comentaristas. Y lo siento, pero 6, 7 u 8 años en la blogosfera es mucho tiempo, aunque no lo parezca, y van pesando. Nos diremos “hasta luego”. Algunos nos hemos convertido en “relectores” de antiguas entradas de blog (https://kuratti.wordpress.com/2009/12/09/en-todo-hombre-brota-la-semilla-del-mal-2/#more-610). Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: