Emprendedores, yo os maldigo

johnny-cash

Estamos en vacaciones, esa puñetera mentira. La nada más absoluta de esta vida absurda se amplifica cuando tantos meses de trabajo, arduo más o menos, se traducen en quince días, un mes, dos, lo que sea, de supuesto tiempo para dedicarlo a lo que te plazca, leer, escribir, pasear, viajar, ponerte ciego, la familia, dormir. Es todo una mentira. En realidad es como un simulacro de jubilación, llegas a esa edad en la que se supone que ya has hecho lo que tenías que hacer y la sociedad te premia -por ahora- con unas merecidas vacaciones prolongadas que, si van asociadas a longevidad, serán largas, si no no, que no nos olvidemos que jubilarse es prepararse gozosamente a morir. Las vacaciones son el final de una larga época laboral que a la postre se traducen en esa otra clase de muerte que es la vuelta al curro, otra ficción. Todavía hay gente que piensa que el trabajo dignifica y “te realiza”. A la mierda, el trabajo es para subsistir y poder hacer lo que te apetezca cuando haya posibilidad, y ahora encima hay que dar las gracias por tenerlo: ya me gustaría decir, como el gran Silvio, “somos víctimas propicias de una antigua maldición / hemos de ganar el pan con el propio sudor / Menos mal que aquí en Sevilla la vida tengo ganada / porque con tanta calor sudo aunque no haga nada”.

La cosa es que estoy de vacaciones. Así que entre los objetivos que me he puesto está reactivar este espacio, tan de usía como de un servidor, y así voy pasando el tiempo y preparándome para la muerte de septiembre. Me veo con fuerzas tras este parón de unos meses -¿son eso vacaciones?- y con ganas de callarme muy poco, pues ya creo que a estas alturas no tengo ni apetencia ni necesidad de ello. Ergo aquí estoy para decir qué es lo que veo, pienso y siento, como siempre pero más directamente y sin recovecos. El objetivo de esta nueva etapa es ir más a la esencia de la cosa, disparar con recortada y envainármela tan contento. Inmediatez y velocidad.

Y para inaugurar la nueva temporada de The Right Profile, vamos a cagarnos en la puta madre de los emprendedores. Tal y como digo. Es este un nuevo cáncer malayo que ataca cada poro de nuestra época; al parecer no se es nadie si no se emprende, si no se inicia, si no se es empresario joven y con iniciativa. No me digas. Pues yo me cago en vuestra puta madre. Fíjense cómo comenzaba el primer borrador anteproyecto de la nueva ley de educación:

La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y el nivel de prosperidad de un país. El nivel educativo de un país determina su capacidad de competir con éxito en la arena internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro.Mejorar el nivel educativo de los ciudadanos supone abrirles las puertas a puestos de trabajo de alta cualificación,lo que representa una apuesta por el crecimiento económico y por conseguir ventajas competitivas en el mercado global.

Atención que esto no es un “fake”, lo decía de verdad, lo juro, cualquiera puede buscarlo. Algún plumilla debió darse cuenta del dislate de postular una nueva ley de forma programática en par con la economía y la competitividad y esto fue sustituido en el proyecto de ley por un texto de tufo exagerado que incluye frases grandilocuentes como “Todos los alumnos tienen un sueño, todas las personas jóvenes tienen talento”. Mentira soberana esta última, claro está, a no ser que acordemos que el sueño de marras consiste en tener pasta a manta para gastar en bienes materiales y consumir la vida bajo la ficción de que “he vivido de puta madre”. Mas, hijo, sólo dejas polvo y vacío pero del bueno, no del que es lícito, sino del de verdad, el insondable.

Todo está volcado a la promoción del empleo joven -aunque los jóvenes no tienen trabajo o ganan una puta mierda- y a la vocación emprendedora. Y yo me cago en ello. Ojo que siento respeto por los jóvenes y no tan jóvenes que deciden montarse una historia para hacer por su vida, como un medio de pasar furtivos por este valle de lágrimas, es más, creo que es obligación de esta sociedad podrida ayudarles a tirar p’alante. No me importa lo más mínimo que un porcentaje del dinero que aporto en forma de impuestos se destine a la buena gente que necesita buscarse las habichuelas montando un bareto, una librería, un herbolario o una cooperativa aceitunera, hasta ahí podíamos llegar.

Lo que me da por culo es todo lo que conlleva el concepto de “emprendedor”, la ubicua necesidad del poder de hacer creer al ciudadano incauto que la “iniciativa empresarial” es la panacea. En algunas comunidades autónomas se implantan materias de tan manido concepto, incluso se plantea la necesidad de que el alumnado de segundo de bachillerato, cada vez más desvaído, estudie inglés profesional, como si el marcado valor peyorativo del sintagma se le fuera a pasar desapercibido al lector atento de la realidad. Porque aprender iniciativa empresarial en este país significa aprender a engañar, a burlar, a llenar los carrillos y a tirarse pedos. Implica saltarse todo canon ético, todo respeto por la alteridad, implica mamar de la ignorancia y ser, de ser, un Guzmán de Alfarache vulgar y ridículo.

Y yo, por eso, os maldigo emprendedores, y me cago en la madre que parió a quien os da cobijo.

Mientras, en una torre de cristal, la poesía se muere de hambre.

~ por Antonio en julio 24, 2013.

9 comentarios to “Emprendedores, yo os maldigo”

  1. Sólo hay una cosa de la que estoy tan hasta los huevos como de los emprendedores y es de los Gin tonics…

  2. Gran regreso, pare.

    Comparto tu odio hacia todo este rollo de los emprendedores, pero especialmente por el término, por lo que tiene de estafa y de eufemismo. En un mundo en el que todas las leyes favorecen a las grandes empresas, ser “emprendedor” significa buscarse la vida entre los desechos de los Mercados, esto es, ganarse la vida solo un peldaño por encima de los que rebuscan en la basura. De ahí supongo que tengan que echar mano de la picaresca si quieren sobrevivir. Una cosa lleva a la otra.

    Me jode también que todos estos a los que se les llena la boca con la palabra “emprendedor” son parásitos del Estado, políticos corruptos que si dejan su puesto, volverán al abrigo de su cargo de funcionario o se cobijarán en las poltronas de las grandes empresas que a las que ellos mismos previamente favorecieron.

  3. Le capitalisme est, cher ami.

  4. Ya te digo estos estan renovando a Adam Smith como leí hace poco el próximo anuncio en el ninfojobs sera pidiendo coche y nave industrial.

  5. Adam Smith, Ricardo, Rodbertus, Quesnay, Keynes, que grandes economistas, cuanta sabiduría nos legaron, son los dioses de la burguesía. Sin embargo el gran dios de la clase obrera yace olvidado en los rincones de las bibliotecas, el primero y único que descubrió el funcionamiento real de la economía capitalista, el que dió fundamento científico a su devenir, el Grande de la Economía Política. Pero este olvido tiene sus consecuencias, su rebaño anda descarriado, sufriendo, embrutecido, muriendo de explotación, y canibalizado, solo vive para la plusvalía (y solo sueña con convertirse en emprendedor). Sin embargo él aguarda su restitución pacientemente, pasando el rato junto con otros que le consuelan, que conocen su sufrimiento, como Galileo Galilei o Charles Darwin.

  6. Hola.

    Hace tiempo me registré en el foro de Dylan, Rat Pack, y recuerdo que tú también eras forero, ya que precisamente descubrí tu actividad en la blogosfera a través del mismo.

    El caso es que ha pasado tiempo desde la última vez que conecté, y no puedo entrar. Recuerdo el nombre de usuario, pero no la contraseña. Introduzco el e-mail con el que me registré para que el sistema me genere una contraseña nueva, pero no hay forma.

    ¿Podrías facilitarme el correo de algún administrador del foro?

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

    • Perdona que se me pasó contestarte. Pues yo sigo en contacto con alguno de los administradores pero también es verdad que el foro Rat Pack está bastante muerto a estas alturas. Si sigues queriendo te pongo en contacto pero no sé si merece la pena ya. Un saludo.

  7. Si el gran dios se levanta de su tumba putrefacta y vuelve a guiar a sus rebaños descarriados y embrutecidos, entonces no quedara otra que refugiarse en la torre de cristal; pero esta vez, sin tinta y papel, sino con plomo.
    Saludos compadre. Es un placer verte de nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: