That Lucky Old Fan

GetInliShadows in the Night es un disco sorprendente, aunque quizás los comentaristas se han dejado llevar por el excesivo elogio que suele acompañar últimamente cada disco que lleva el nombre de Bob Dylan en la portada. El planteamiento no es ni tan extraño ni tan extravagante como uno que pasa por allí podría pensar, no en vano Dylan, además de ser el músico de quien más covers se han hecho, debe ser el que más covers ha hecho, incluso ha convertido canciones ajenas en propias sin necesidad de mediar casi nunca reconocimiento, planeando furtivo por entre los umbrales difusos de la mismísima madre ética. Aquí no hay problema. Una colección de covers, cosa no nueva en su discografía. Lo cierto es que si por algo asombra Shadows in the Night es por su forma de cantar: aborda las canciones con una delicadeza y un control de las palabras excepcional para lo visto y oído estos últimos diez años. Verdad es que desde que tomó la decisión de cercenar la variedad de los repertorios en directo, hace como tres temporadas, se ha esforzado por trabajar vocalmente en los números presentados, evitando viejos vicios como el molesto “upsinging” o los giros estilísticos más propios de Tom Waits que lastraban su presentación en escena. Pero en este disco, y en su lectura en directo, esa olvidada capacidad vocal ha vuelto a resurgir como era difícil de imaginar que sucediera. El culmen es la canción que cierra Shadows in the Night, ‘That Lucky Old Sun’, el viejo tema de Beasley Smith y Haven Gillespie, interpretado entre otros por Frankie Laine, Sinatra, Johnny Cash o Willie Nelson. Una canción que trata sobre un tío que está muy jodido mientras el afortunado Sol sigue dando vueltas tan contento. El propio Dylan ya la interpretó varias veces en la gira del 86 con Tom Petty y en un concierto del año 2000 en Irvine (California), pero la lectura era otra. Esta versión calca los arreglos de la de Sinatra.

La interpretación del disco es, simplemente, sublime. Breve, camina hacia un clímax lírico donde los sentimientos que transitan por la voz de Dylan surgen de un lugar inexplorado y seguramente inalcanzable para ningún cantante vivo. Es una recompensa a la constancia, un premio para quien todavía mantiene viva la admiración por el músico y el intérprete, para quien conserva la esperanza de encontrar todavía joyas de este calibre en la música del siglo XXI, el siglo de lo inconstante, de lo rápido, de lo irreflexivo. Claro que era lícito dudar de que se atreviera con ello en directo. Por lo menos hasta el pasado día 11 en Donosti, en la plaza de toros de Illumbe, detrás de Anoeta.20150712_104527

De camino y con unos torreznos por delante a la altura de Burgos, hablábamos Valentín y yo de la posibilidad de que el férreo set list fuera adornado por algún trueque en las canciones de Shadows in the Night, por lo normal ‘I’m A Fool To Want You’ o ‘Full Moon and Empty Stars’ antes de ‘Tangled Up In Blue’ y ‘Autumn Leaves’ para rematar antes del bis final. ¿Te imaginas? Y lo que era imaginación, sucedió. En el momento en el que esperábamos escuchar la delicada interpretación de ‘Full Moon’, algo pasó, de pronto, saliendo del vacío, aumentando la estatura del delicado individuo que ocupaba el centro del escenario: “Up in the morning, out on the job, work like the devil for my pay…”. Los tres minutos que siguieron fueron uno de los instantes más intensos e indescriptibles de mi vida viendo conciertos de Bob Dylan. La verdad: hacía mucho, mucho tiempo que no sentía tanta emoción, tanta como cuando hizo ‘I Want You’ en Cartagena ’95, ‘The Ballad of Frankie Lee and Judas Priest’ en Cardiff 2000 o ‘Just Like A Woman’ en Mérida ’93. Emoción, un sentimiento menospreciado, un calor subiéndote por la espina dorsal, lágrimas brotando libres, un abrazo con Valentín, con Sanders, correr hacia la valla, que el segurata te eche para atrás sonriendo y disfrutando de tu subidón. Adrenalina y a descender del cielo después. Sabes que has tenido esa suerte, podías haber no estado y luego escuchar las grabaciones y maldecir tu mala estrella. Sin embargo, ese afortunado y viejo Sol esta vez estuvo de nuestro lado.

Sobre las peripecias de esta gira, más aquí:

DE GIRA (1)

DE GIRA (2)

‘That Lucky Old Sun’, Donosti, 11 julio 2015

~ por Antonio en julio 20, 2015.

Una respuesta to “That Lucky Old Fan”

  1. Reblogueó esto en chinato1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
El blog de la novela 'Juana La Maliciosa'

'Juana La Maliciosa'. David Bowman. Ediciones del Serbal (Barcelona, 2014) ISBN: 978-84-7628-746-0

Crónica de la España negra

Blog de crímenes y sucesos de la España más oscura

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: